Cuando la realidad y la ficción van de la mano

Cuando la realidad y la ficción van de la mano

Junio 24 2015 - Sin categoría

¿Cuántos de vosotros habéis estado enganchados durante semanas, meses o años a las historias de Don Draper? Hoy voy a intentar acercaros un poco más a la vida de las agencias a través del mundo de Mad Men.

Para poneros en antecedente, por si algún despistado no sabe de qué hablo, se trata de una serie estadounidense que comenzó en 2007 y narra el día a día de una ficticia agencia de publicidad, Sterling Cooper, situada en la Avenida Madison de Nueva York y ambientada en la década de los 60.

Igual que en las agencias actuales, esta se compone de varios departamentos: creativo/arte, cuentas, medios y financiero principalmente.

¿La diferencia? Las mujeres solo ejercen como secretarias y los hombres son los que se llevan los cargos de creativos, ejecutivos, etc. Hasta que llegó Peggy Olson, quien comenzó como secretaria de Draper (protagonista) y pronto ascendió a creativa por méritos propios.

En cuanto a las técnicas, se puede decir que la serie no anda muy desencaminada en comparación a las agencias de aquellos tiempos. De hecho, algunas de las campañas que aparecen en la serie, son anuncios reales versionados por Mad Men. Os dejo algunos ejemplos:

1. Lucky Strike. Primer y principal cliente de Sterling Cooper, y uno de los más complicados. Tanto en la realidad como en la serie, se enfrentaban al reto de seguir sumando consumidores a pesar de los estudios que demostraban los peligros para la salud que ocasiona el fumar tabaco. ¿Cómo salieron adelante Don y sus colegas? Resaltando una característica que les diferenciaba del resto de marcas, ‘It’s toasted’, como explicó el propio Draper.
Gracias a la serie, la marca logró en la vida real un gran crecimiento de ventas desde que aparecieron por primera vez en la serie, allá por el 2007.

 

Lucky Strike

2. Samsonite. La campaña original se centra en el estilo y la elegancia, pero no cabe duda de que el concepto es mejor el del equipo de Don, porque a nadie le gusta llevar una maleta vacía; pero quizás no sea los más adecuado utilizar el término hate en un copy. Jugad vosotros mismos.

Samsonite

3. American Airlines. Mientras la versión original utilizaba a las azafatas como reclamo publicitario, en Sterling Cooper optaron por gráficas más sobrias, en las que los aviones eran los protagonistas.
Como curiosidad, en la campaña que la compañía lanzó en 2013, el propio Jon Hamm (actor que protagoniza a Draper) fue el encargado de poner la voz.

American Airlines

4. Carousel de Kodak. No hay duda de que la serie hizo una buena adaptación de la campaña, mucho más atractiva. Pero teniendo en cuenta que el fin de la marca era explicar las funcionalidades del novedoso aparato, la campaña original cumple mejor con el objetivo.

Kodak

Si todavía os habéis quedado con ganas de más, aquí os dejo el portfolio de Sterling Cooper. Y, para terminar, una frase del magnífico Don Draper.
“Felicidad es el momento justo antes de que necesites más felicidad”

Don Draper

Cuando la realidad y la ficción van de la mano

The Author
Olga Zabalza