El meme, el “mejor contenido” para una marca

El meme, el “mejor contenido” para una marca

Mayo 23 2017 - Marketing

Los memes inundan Internet, ¿qué ocurre cuando se hace sobre alguna marca?

En el mundo de la comunicación nos encontramos muchas veces con paradojas sorprendente. Una de ellas, quizá la que más preocupa – o alienta – a los generadores de contenido son las acciones o estrategias de marca que buscan la generación de contenido por parte del usuario (User generated content).

Es dificilísimo – por no decir, imposible – conseguir que usuario se anime a realizar “acciones” para cualquiera marca. El premio, o la conexión con la marca, debe ser tan fuerte e importante que muchas veces no compensa dentro del balance de marketing. Pero de repente una imagen o acción de una marca, sin proponérselo, consigue ser la más difundida de ese día en Twitter, se convierte en una cadena de envíos en Whats App o se comparte miles de veces. ¡Estamos ante un meme!

Fotografías de usuarios, de celebritys o del día a día son susceptibles de convertirse en meme, pero ¿Qué ocurre cuando la imagen está vinculada a una marca? Hay cientos de marcas que matarían por conseguir entrar a forma parte de dichos icónicos memes, mientras que otras rezan cada día para que no salte ninguna polémica a su alrededor.  También puede ocurrir al revés, marcas que busca imágenes icónicas y memes de internet para intentar adaptarse a su público – o mendigar unos cuantos likes.

Como nos explica el País,El término meme se lo inventó el biólogo Richard Dawkins en 1976, en su libro El gen egoísta, para definir esas frases, conductas o melodías populares que existían en cada cultura que se propagan a través de la imitación.

¿Que hablen de la marca aunque sea mal?

Si se argumenta la creación de memes desde la propia marca hay que tener en cuenta que puede no ser bien recibida ya que se está siendo un “intruso” en un espacio donde la libre conversación es fundamental. Por ese motivo hay que estar preparados para las críticas que puedan surgir alrededor.

Y si ocurre al revés – que alguien utiliza contenidos de la marca para crear un meme – podemos encontrarnos con que se sale de la línea editorial marcada por la empresas. ¡Claro!  Es bien cierto que la mayoría de memes suelen ser críticos, ácidos o incluso “crueles” y que la imagen sobre la que se sustentan suele ser desafortunada o anecdótica. Es en ese caso cuando se vuelve a la eterna reflexión de ¿Es bueno que hablen de tu marca aunque sea mal?

¿Se resiente la creatividad con los memes?

No podemos negar que cuando se recurren a conceptos ya extra explotados en redes para argumentar una acción de contenidos no encontramos ante una limitación del esfuerzo por parte de la “mente creativa” de la marca. Pero el verdadero elemento diferenciador será cuando la marca sepa, no sólo aprovechar el momento o el contenido viral, sino mejorarlo y sacarle partido, creando algo que, aunque basado en estos memes, consiga sorprender y vincular a la marca, producto o beneficios de una forma acertada.

El meme, el “mejor contenido” para una marca

The Author
Manuel J. Romero