Espiando a la competencia

Espiando a la competencia

Febrero 16 2016 - Sin categoría

Alguien dijo que “el hombre inteligente aprende de sus propios errores, el sabio aprende de los errores de los demás.” Y nada más útil para aprender de los errores de los demás que analizar qué están haciendo.

Si has decidido empezar a generar contenido para una marca, saber qué están haciendo tus competidores es fundamental no solo para evitar errores, sino también para tener referencias de lo que funciona, lo que tu público demanda (sí, si generas contenidos te diriges a “público”, no a “consumidores”) y como inspiración para futuras acciones.

Para ello deberás:

1. Identificar. Y no se trata solo de analizar lo que está haciendo tu competencia directa en el sector en el que desarrollas tu negocio, sino también la actividad de los generadores de contenido similar al tuyo (que pueden ser marcas o medios de comunicación tradicionales).

Por ejemplo, si una fábrica de muebles genera contenidos relacionados con la decoración, no sólo deberá analizar qué están haciendo otras fábricas de muebles, sino también algunos blogs, revistas o programas de televisión que hablen de decoración.

2. Seleccionar. Volviendo al ejemplo de la fábrica de muebles, es probable que existan cientos de negocios similares, y miles de webs que hablen de decoración. Por ese motivo es importante hacer una primera búsqueda superficial (echar un vistazo rápido a su web y redes sociales será suficiente) para seleccionar unos cuantos negocios o medios de los que pensamos que podremos extraer aprendizajes.

3. Analizar.  En ocasiones habrá marcas que desarrollen acciones offline muy notorias, pero por norma general la forma más sencilla de saber qué hacen estas marcas será analizando su presencia online:

  • Contenidos:
    • ¿Qué tipo de contenidos publican? ¿Hablan solo de su marca, sus productos y servicios u ofrecen otro contenido?
    • ¿En qué formato ofrecen el contenido? ¿Tienen videos, artículos, viñetas, fotos propias?
  • Estudiar su página web:
    • Estructura: ¿En qué secciones dividen su web? ¿Cómo organizan el contenido?
    • Periodicidad: ¿Cada cuánto se actualiza?
    • Interacción: ¿Permite participar a los usuarios? En caso de que así sea, ¿qué respuestas reciben? ¿Hay diálogo con los usuarios?
    • ¿Disponen de más webs además de la corporativa?
  • Redes Sociales:
    • ¿En qué redes sociales tienen presencia?
    • ¿Cuántos seguidores tiene?
    • ¿Cada cuánto publican?
    • ¿Cuál es la tasa de interacción?
  • ¿Qué se dice de ellos fuera de sus medios propios? Con una simple búsqueda en Google sabremos si se cita a la marca en algún foro, blog o medio de comunicación externo. En ese caso es interesante analizar:
    • ¿Cuál es el contenido de la noticia o comentario generado?
    • ¿Está relacionado con la actividad principal de la marca o con los contenidos que genera?
    • ¿Son comentarios y noticias positivos o negativos?

4. Aprender. Acumular datos e información no te servirá de nada si no eres capaz de aprender algo de todo lo revisado. Puede ser la temática sobre la que se publica el contenido, los formatos utilizados, la forma de distribuirlo, alguna colaboración interesante… cualquier aspecto destacable, ya sea positivo o negativo, que te permita replicar acciones que puedan ayudarte y mejorar aquellas en las que has detectado debilidades.

Espiando a la competencia

The Author
Josune Morán