No sin mi GIF

A medio camino entre la imagen estática y el vídeo, los GIF están conquistando internet

Es imposible estar más de 10 minutos en redes sociales y no toparte con uno de ellos. Estas fotos en movimiento o mini vídeos, no sabría cómo definirlos, llamados GIF, han conseguido imponer una nueva forma de comunicación visual para transmitir conceptos rápidos, certeros y con un punto divertido.

Pero ¿De dónde viene la revolución GIF? También llamados “Archivos con Formato de Intercambio de Gráficos” (en inglés: The Graphics Interchange Format), nacieron en 1987 gracias a CompuServer y triunfaron porque su algoritmo de compresión era más eficiente que el existente hasta la fecha, creando además archivos sin pérdida de calidad para imágenes con hasta 256 colores. Según define Wikipedia: “Por lo tanto, imágenes de gran tamaño podían ser descargadas en un razonable periodo de tiempo, incluso con módems muy lentos”.

El principio de los 90 fue una sucesión de locuras en la web. Seguro que recuerdan el mítico capítulo de los Simpsons donde Homer realiza su propia web (MR. X) llena de GIF chorras como el de Jesucristo bailando. Posteriormente, a medida que el vídeo cogía fuerza, este formato tuvo una época de declive pero actualmente ha vuelto con fuerza.

Como anécdota, la generación pre – milennials, además, seguro que les achaca cierto poder nostálgico al ver convertida en realidad las imágenes que tanto deseo conocer gracias en éxito literario de JK Rowling, Harry Potter, donde los cuadros e imágenes en los periódicos “cobraban vida”.

Twitter ha sido el último gran gigante en caer rendido a sus pies. En febrero de 2016 su unión con diversas plataformas de GIF – como Giphy – hizo que se pudieran incluir éstos archivos de forma semiautomática gracias a un sencillo buscador. ¡Y se ha convertido en una orgía visual muy interesante!

Amparados, además, por el gran problema que encontramos en las redes sociales “¿Se entenderá el tono con el que estoy diciendo este comentario?”, se convierten en una herramienta que ayuda a usuarios y marcas a matizar, desdramatizar o intensificar sus mensajes.


Ejemplo: Tweet de Telepizza

En un momento en el que el tiempo – y la atención – de la audiencia son cada vez más limitados debido a la infoxicación, el auge de los GIF se convierten en un oasis de información visual consiguiendo distraer y aliviar el contenido de forma divertida y adaptada a la comunicación. (Existen y se pueden construir tal variedad de ellos que siempre hay uno adecuado para cada ocasión).

Esto sigue demostrando como la comunicación y las nuevas formas de difusión de contenidos copan el interés de una parte de la audiencia digital que no tiene tiempo – ni ganas – de tragarse “muchos rollos” y necesitan información rápida y original.

No sin mi GIF

Author Bio

Manuel J. Romero

Manuel J. Romero